Así lo Viví: La Clínica de Manejo

Por Mariana Ramírez Merino

 

Domingo 5, sonó el despertador, ¡hora de levantarse! Lo que no puede faltar en las mañanas, un rico café para poder despertar el 100%.

Como estábamos relativamente cerca donde se llevaría a cabo la clínica, decidimos (mi hija y yo) llegar rodando  y así ahorrarnos la subida de moto a la camioneta. Desde el jueves traían un desorden porque no sabían dónde era exactamente el fraccionamiento Triventi. Unos que era por el Telmex, otros que por Bosques de Santa Anita. Así que le marqué a mi “primo” y quedamos de vernos en el Telmex; después de perdernos por unos minutos dimos con el estacionamiento que nos prestarían para dejar remolques. No podían faltar los compañeros que nos sorprendieron con sus adaptaciones a sus remolques y otro más con su invento para transportar la moto. ¡Bien por ustedes compañeros!

 

Se dio inicio a la Clínica adentrándonos en una terracería, llegando al punto cero se procedió a la toma de lista y la entrega de los manuales.

 

“Tío Sargento” (Don Aldo) comenzó con la lectura del manual; todos estamos muy atentos y cuando teníamos dudas preguntábamos y tanto el “primo”, “tío sargento” y Juan Manuel nos aclaraban las dudas. Algunos alumnos estaban distraídos, otros contestando llamadas, otros platicando, ¡ah! pero no podía faltar la barredora (Brandon) distrayendo al “tío sargento”. Se dio por terminada la teoría y en ese mismo momento llegaron las tortas, así que todos comenzamos a desayunar.

 

Al terminar dimos inicio a la práctica y ¡comenzó lo bueno! El terreno estaba lleno de hojarasca y la tierra era jal. Comenzamos con un descenso de puras piedras, el primero en ladearse Don Carlos. Otros de plano decidieron que mejor serían espectadores y no quisieron rayar sus carritos. Ya para terminar teníamos que hacer un descenso algo pronunciado y por ese mismo camino subir, así que “tío sargento” preguntó quién era el primero, nadie contestaba, así que él puso el ejemplo.

 

Bajó y al subir se quedó a medias y decidió regresar y comenzar de nuevo: ¡lo logro! El siguiente fue mi “primo” pero en moto prestada (una Renegade 570). Bajó y subió sin problema, y claro yo no podía quedarme atrás; hice el descenso y mi “primo” me explicó la técnica que debía utilizar para lograr subir; casi casi lo lograba, pero no lo logré, así que todos pusieron manos a la obra y como buenos compañeros comenzaron el rescate. No lograban sacarme del atoradero así que unos compañeros sacaron la cajita mágica y con ella logramos subir la moto. Terminó la clínica, regresamos al estacionamiento y fue hora de despedirnos.

 

Deseo dar las gracias a “tío sargento” y a mi “primo” Morgan porque siempre están al pendiente de nosotras y en cada ruta algo nuevo aprendo.

 

Gracias MotoclubTT

 

 

F i n

Aviso

 2017:

 

 Ruta Las Antenas

-

Ruta Barra Revista Moto

-

All Access Road Tour

-

LEÓN-SAN MIGUEL ALLENDE

-

MD RIDE NIGHT 3rd

-

 DE CORAZÓN CON:

 

COMPLICES, A.C.

-

MUDAC

-

 MAMÁ, A.C.

-

 HOGARES DE LA CARIDAD

 

Quién esta en línea

Hay 32 invitados y ningún miembro en línea

Video destacado

RV16 Revista Moto

Mahindra XTV´s